viernes, 30 de junio de 2017

El alemán “Alzheimer” y el ejercicio de mi memoria

La enfermedad de Alheizmer es la forma más común de la demencia, es incurable y terminal, aparece con mayor frecuencia en personas mayores de 65 años edad. Los síntomas de la enfermedad como una entidad nosológica definida fueron identificados por Emil Kraepelin, mientras que la neuropatología característica fue observada por primera vez por Alois Alzheimer  en 1906. Así pues el descubrimiento de la enfermedad fue obra de ambos psiquiatras, que trabajaban en el mismo laboratorio. Sin embargo dada la gran importancia que Kraepelin daba a encontrar la base neuropatológica de los desórdenes psiquiátricos decidió nombrar a la enfermedad Alzheimer en honor a su compañero. (Enciclopedia Wikipedia)

Innumerables son las ocasiones en que se escucha ese mal chiste “me pegó el alemán”, sin alusiones futbolísticas, por el momento; pero habrá que remover los escombros para que precisamente esa enfermedad degenerativa del cerebro no borre lo que hemos aprendido a través de los libros, los medios de comunicación y las experiencias en carne propia.

¡Duro!, ha de ser muy duro no recordar lo que hiciste ayer, olvidar los rostros de tus seres queridos, del amor de tu vida, de tus hijos, tal vez lo único positivo sería que no reconocerás a quien te cae mal, y tendrás que empezar día con día.
Con la efervescencia futbolera en donde quieren sacrificar al colombiano Juan Carlos Osorio por su fallido planteamiento ante la selección alemana me uniré al pseudo análisis e intentaré rasgarme las vestiduras, exaltaré los exacerbados nacionalismos para concluir “jugamos como siempre y perdimos como siempre

Pero antes de que el “Alzheimer me pegue” recordaré algunas cosas he visto de varias décadas. Son mis recuerdos recurriré, cuando se necesite al “Santo Grial Google”, pero son mis memorias y así lo vi con estos ojos que se han de comer los gusanos.

1974

A manera de prefacio sin saber aún que ocurría en el mundo una Alemania Occidental era sede de la fase final del Mundial de Futbol, no recuerdo si México asistió --y la neta me dio güeva ‘goglearlo’-- lo que si es que la final la protagonizaron Alemania y Holanda ahí coincidieron dos grandes figuras del balompié Franz Beckenbauer y Johan Cruyff. Campeón: Alemania.

1978

Ya con seis años a cuestas y aprendiendo a patear el balón, antes de que me chingara la rodilla, me enteré que México jugaba de nuevo la fase final del Mundial de Futbol en Argentina, país que en ese momento sufría la dictadura de Juan Videla, se había comentado que los mexicanos tenían una gran generación de futbolistas, en el sorteo les tocó compartir grupo con: Túnez, Polonia y Alemania. Los analistas de la época pronosticaban: victoria ante Túnez, una empate con Polonia, incluso hasta victoria y sí se echaban muchas ganas hasta poder arrebatarle un punto a los teutones, la realidad fue: tremendas goleadas, la de Alemania fue descomunal (6-0) y esa gran generación volvió casi a escondidas.

Escuchaba en las crónicas las atajadas de Ubaldo Matildo Fillol, apodado “el Pato”, la gran actuación Mario Alberto Kempes,” el Matador” y muchos más le dieron a la afición de ese país una enorme satisfacción, la final la vuelve a protagonizar Holanda ya sin Cruyff, quien se negó a ir, según tengo registrado en protesta por el régimen dictatorial de Videla, aunque ese es un mito que aún está por comproabrse; por cierto cuenta la leyenda que César Luis Menotti dejó fuera de la selección a un “cara sucia” de nombre Diego Armando Maradona, el pibe tenía escasos 16 años. Campeón: Argentina  

1982*

México fue eliminado en el Premundial de la CONCACAF, se decía que México tenía un equipo de gran talento en donde ya se contaba con la presencia de Hugo Sánchez, pero las condiciones de la eliminatoria no favorecieron a los “verdes” y Honduras se encargó de acabar con el “Gigante de CONCACAF”, a “La Madre Patria” viajaron El Salvador quien era comandado por un tipo llamado Jorge “Mágico” González, Honduras simplemente fue goleada.

En ese entonces a través de la desaparecida IMEVISIÓN me enteré de la historia de los Mundiales de futbol, una caricatura en donde el protagonista era la mascota de ese evento “El Naranjito” quien junto con otros personajes a manera documental nos acercaban a las maravillas del futbol, sin México en esa fase final siempre buscamos a “nuestro otro equipo”, por aquello de las raíces y ascendencias, así que algunos apoyaban a Brasil, que asistió con un cuadro de ensueño, Argentina ya con Maradona.

El mundial a otro lado del charco casi pasó desapercibido salvo cuando por azares del destino puede observar el juego semifinal entre Alemania y Francia, cuadro galo que tenía a la reencarnación de “los tres mosqueteros”, Platiní-Giresse-Tigana, ambas oncenas dieron un partidazo y una escena que se me quedó grabada ya sea por lo espectacular-dura-y-hasta-sangrienta fue esa salida de Harald Schumacher, porterazo de la vieja guardia, de eso que dicen: Pasa el balón pero el jugador no.

La escena en cuestión fue cuando el defensa Patrick Battiston se enfilaba solo hacia la portería del cancerbero alemán salió con tal fuerza que le tiró varios dientes, le fracturo la mandíbula, le causó lesiones en las vértebras  y lo dejó inactivo por seis meses, el pase de definió en la tanda de penales en donde Alemania dejó fuera Francia, 1-1 en tiempo reglamentario, 2-2 en tiempo extra y 5-4 en penales.
En la final Alemania ya no pudo con la fuerza de Italia quien tenía el apoyo de México, decían que por tener esencia latina. Campeón: Italia.           

1986

Catorce años, cursaba el tercero de secundaria, un año antes, la Ciudad de México casi desaparece por unos terremotos, de la noche a la mañana el otrora “De-efe” amaneció en escombros. La famosa FIFA había designado a Colombia como sede de la fase mundial de futbol (¿algo tuvo que ver Pablo Escobar?, es solo pregunta), pero el país caribeño declinó, y como el llamado “juego del hombre” es paliativo para muchas cosas, por alguna razón se le dio la sede a México, quien dijo tener la infraestructura para albergar por segunda vez un evento de esa magnitud a pesar que el terremoto estuvo a punto de cancelar la sede.

Así pues a rimo de la ola, la chiquiti-bum y Pique (el chile), se le advirtió a los ‘Hooligans’ que tomarán sus precauciones porque si decidían venir se las tendrían que ver con “Los Panchitos”, creo que fue suficiente para que los ingleses no asistieran.

México había tenido una gran preparación, jugadores de enorme calidad como Tomás Boy, Manuel Negrete, Javier Aguirre, Pablo Larios, Fernando Quirarte, Miguel España, Luis Flores, Francisco Javier “el a Cruz, más un Hugo Sánchez que se integraba a la selección con los blasones de goleador en España, pero solo fue eso el mero “nombre”, quien fuera después PentaPichichi anotó un gol ante Bélgica, juego que terminó 2-1, falló un penal ante Paraguay marcador que finalizó 1-1 y fue todo para “Hugol”.

México logró pasar a la siguiente ronda, derrotaron a Bulgaria con un gran gol de Manuel Negrete y uno más de Fernando Quirarte, por algunas razones de comercialización, el equipo mexicano dejó su sede principal, el Estadio Azteca, y jugó los cuartos de final en Monterrey… el rival Alemania.

México no pudo, a pesar que los teutones estaban fundidos aguantaron los embates de los mexicanos, la expulsión de Aguirre, los “calambres de Hugo”, el gol anulado (legítimo y sin uso del VAR) al “Abuelo” Cruz… y entonces inició la maldición de los penales, el único que anotó fue Manuel Negrete, Hugo dijo que por los calambres no se animó a tirar, así que el sueño de ser campeón, de por si imposible se diluyó.

En descarga de los alemanes habrá que decir que ellos fundaron una casa de ayuda, para los niños damnificados por el terremoto del 85, que mucha de esa labor humanitaria la realizan en cada país que es sede una fase final del mundial del futbol.

Pero el 86 era el año de Maradona, del “Barrilete cósmico”, quien en un juego ante Inglaterra fue sol y sombra, un gol con la mano, “El Pelusa” dice que fue la mano de Dios, el otro gol queda en los anales de la historial de futbol, en ese instante los ingleses han de haber sentido lo que sufrió Alemania en 1966 con ese polémico gol que no debió ser marcado y que les dio el campeonato.

Alemania de nuevo hizo trizas a Francia, que no pudo con los teutones, fue en ese año o tal vez después cuando el goleador de ese Mundial Gary Lineker acuñó la frase: “el futbol es un juego de once contra once donde invariablemente siempre gana Alemania”, ¡no! esa vez no.

Era el Mundial de Diego, era el Mundial del “cara sucia” que con sus escasos 1.65 y figura rechoncha, les pintó la cara a la poderosa Alemania, que estuvo cerca, fiel a su historia, de remontar, pero una cosa era segura Argentina supo acabar con la fiera y se catapultó a la estratosfera, por cierto Maradona dice que el Azteca apoyaba más a Alemania que Argentina “¡che boludo!”. Campeón: Argentina.  

1990*

La costumbre de hacer trampa, está en el genoma del mexicano. Hacer un estudio al respecto sería un buen tema para una tesis de Doctorado. Pero no es el caso en este texto lo que sí es que la trampa en esta ocasión dejó a México sin la posibilidad de buscar la calificación a la fase final del Mundial de Italia 90, la razón “los cachirules”, quienes no sean doctos en este tema es tan simple como: fingir una edad en una categoría que no es la tuya, tienes 18, pero dices que tienes 15 para jugar en esa categoría y buscar ventaja por tus condiciones físicas.

Esos casos se ven en las ligas de barrio, en las ligas estudiantiles, en Mundiales, el caso es que a México los pillaron; como castigo la FIFA no le permitió a la Femexfut participar en contiendas internacionales, por lo que no pudo participar en las eliminatorias, así que una generación de futbolistas quedaron el olvido, entre ellos Hugo Sánchez – el mito crecer—, Benjamín Galindo, Carlos Hermosillo, entre muchos otros que bien pueden decir “¿qué hubiera pasado?”.

Por cierto recuerdo que en esos años, cuando ya estaba encaminando mis horizontes hacia el periodismo en una charla con los “compas” de la colonia que la culpa la tenían los periodistas publicar la noticia, que hubiera sido mejor no dar a conocer las anomalías para que México fuera al Mundial; palabras más, palabras menos pero la idea era ocultar la trampa.

Ya de este lado del mundo se pudo ver a unos Estados Unidos que empezaron a darle importancia al ‘football Soccer’ y más porque el siguiente ellos iban ser sede de una fase final, la sorpresa de como Camerún derrotó al campeón, Argentina, con un descomunal brinco de François Oman Biyik, con un Roger Milla anotando goles a los 40 años, con la Colombia de los greñudos Valderrama, Higuita y compañía, como espectadores se quedaron Koeman, Gullit, Van Basten, Riijkaard, sorprendió Costa Rica y su portero Gabelo Conejo.

Alemania contaba con un tal Lothar Matthäus, Jürgen Klisman y Andreas Brehme, una columna vertebral que venía del Inter de Milán, el camino se quedaron equipos como Brasil, Holanda, Italia, Inglaterra, eternos protagonistas, eternos aspirantes, enfrente estaba una Argentina que nada más y nada menos estaba con su figura Diego Armando Maradona, quien confesó en uno de sus tantas biografías que en el juego de octavos de final ante Brasil le dio a sus eternos contrincantes agua infectada, lo que le causó malestares a los cariocas. La costumbre de hacer trampa y su mano de Dios.

Pero ahora las balanzas divinas le correspondieron a los germanos, quienes definieron el campeonato con un penalti de último segundo, Andreas Brehme un excelente tirador de penales, y Sergio Goicochea, quien se había caracterizado por ser un especialista en atajarlos, Edgardo Codesal, uruguayo naturalizado mexicano se encargó de marcar la ‘pena máxima’, el campeonato del mundo decido en un solo tiro, Brehme tira pegado al costado derecho de “Goico”, quien se estiró cual largo es parece que roza ‘la de gajos’, la redes se mecen. Maradona llora. Campeón Alemania.  
         
1994

Antes de llegar a este momento en 1993, México fue invitado por primera ocasión a competir a la Copa América, el torneo más antiguo del mundo, habrá mucho debate en las charlas de sobremesa pero ese equipo lo consideran con más talento en la historia del futbol mexicano, el invitado llegó a la final y casi se roba el “show”, Argentina le puso freno, más bien un goleador de nombre Gabriel Omar Batistuta, quien batió a un colorido Jorge Campos en dos ocasiones para coronarse como los reyes del continente.

Precedido por ese segundo lugar se auguraba una actuación histórica, es como si estuviéramos en casa decían los analistas este World Championship of Football Soccer, sería para México, el Rey Pelé dijo que le encantaría una final México-Brasil. Brasil si llegó. México se quedó en el cuarto partido. Y así nos olvidaríamos de la crisis que nos pegó en ese año.

Un empate a uno ante Noruega con un Luis Roberto Alvez Zague y Hugo Sánchez, sí aquel Hugo Sánchez, que se excusó por el fracaso de no calificar a España 82, que falló el penal ante Paraguay en 1986, que criticó la sanción de la FIFA antes del Mundial de 1990, ahora se rifaba el físico para anotar el gol del empate, 1-0 gana los vikingos. Luces negras en el firmamento. Para el juego ante Irlanda dos goles de Luis García le dan el triunfo a México ante Irlanda 2-1. La esperanza muere al último. Contra la poderosa Italia de Roberto Baggio el “Tri” empata a un gol. ¡Cómo que no se puede!

Siguiente ronda Bulgaria, sí la Bulgaria a la que se le ganó en México 86, quien todavía alinea a un tal Borislav Mikhailov quien ocho años atrás estaba casi calvo y ahora lucía una abundante cabellera, pero de quien había que cuidarse era de un mal encarado Hristo Stoichkov, quien dio muestras de ser un verdadero líder y convirtió a su equipo en el caballo negro de la competencia, llevándolos hasta el tercer lugar en el camino dejaron a Alemania, sí en el quinto partido.

Decían “Bulgaria es papita”, le ganamos y ahora si el desquite ante los germanos, pero las cosas no se dieron así, ahí queda en el anecdotario, por qué Miguel Mejía Barón no hizo los cambios, ¿será verdad o mentira? Eso que se cuanta que querían que Hugo jugará de enganche haciendo labores de medio, para aguantar los embates búlgaros, que por cierto ya no atacaban, en tanto que Zague corría y corría, lo perseguían y lo perseguían. De nuevo una expulsión cambió el panorama Luis García perdió la cabeza, dejó una delantera sin filo.

Dicen que Stoichkov dijo al ver que Hugo calentaba, sentía que ya les había cargado el payaso, pero al ver no se hizo el cambio pudo respirar con tranquilidad. Otros tantos cuentas dicen que Hugo no quiso entrar para que su mito quedara intacto, sea lo que sea se llegaron a los penales. Falló García Aspe, de nuevo nubarrones, Campos da esperanza y detiene el penal del búlgaro, fallan Jorge Gutiérrez Marcelino Bernal, ambos se caracterizaban por tirar con potencia esa vez como decía aquel “Perro” Bermúdez solo fueron tiri-ti-ti-tos, el único que marcó fue Claudio Suárez y la maldición de los penales se prolongaría por unos años más.

Por primera vez iba a existir un tetracampeón. La final la disputaron Italia y Brasil, una final que tenía como antecedente la final de México 70, claro la generación de esa época era descomunal, ésta solo se puede decir que era Brasil y lo mismo que Italia, empate en tiempo reglamentario, empate en tiempo extra y todo a definirse con los penales, triste ver la imagen tras haber errado de Baresi, Massaro y Baggio, pero el buen futbol no se hereda con solo usar la camiseta, con Italia no es así. Campeón: Brasil.  

1998

Los recuerdos son difusos Francia se había convertido en una potencia gracias a una estupenda generación de jugadores encabezados por Zinedine Zidane y otros más, era el primero que convocaba 32 selecciones. La imagen que me viene a la mente es la expulsión del famoso Zi-Zu, ese gesto de enojo no con el árbitro, que era Arturo Brizio sino con él mismo, una mueca que expresaba su decepción para sus compañeros, las cámaras de televisión lo captaron todo, unos partidos después el mismo Brizio Carter le mostró la roja a Ariel Ortega tras un cabezazo al jugador holandés Arthur Numan.

¿Qué fue de México? Victoria ante Corea del Sur 3-1, empate a dos goles contra Bélgica y ante Holanda de nuevo una igualada a dos tantos, el “Tri” pasaba como segundo lugar y enfrente tenían nada más ni nada menos que a Alemania, el día de cobro había llegado 12 años después, parecía que así eran las cosas cuando México ganaba uno a cero, la selección de México tuvo contra las cuerdas a los alemanes, Luis Hernández estuvo a punto de marcar el 2-0, a los teutones no hay que darles chance, Jürgen Klinsmann y Oliver Bierhoff se encargaron de calmar las aguas… “jugamos como siempre y perdimos como siempre” a los alemanes el gusto no les duró más que un juego más cuando perdieron en la siguiente ronda 3-0 ante Croacia.

Tras la expulsión de Zi-Zu este regresó a la alineación de Francia y comandó a su equipo hasta la final en donde se enfrentaban a los favoritos de siempre: Brasil, que basaba su esperanzas de ser campeones en Ronaldo, pero el destino apoyo en ésta ocasión  “le blues”, dos goles de Zidane uno más de Emmanuel Petit. Sin samba no hay paraíso. Campeón: Francia.    

2002

Y llegó lo exótico una fase mundial en el lejano oriente además organizado por dos países Corea del Sur y Japón, ya era “aporreateclas” de la sección deportiva, obviamente no estaba al otro lado del mundo, pero estaba pendiente de lo que sucedía de esa competencia en que 22 individuos corren tras un balón, un amigo-hermano de la vida una ocasión me dijo que el último Mundial que disfrute fue el de Francia en donde perdí una pizza por mis pésimos pronósticos. Pero ahora me dedicaba a ser reportero de la sección deportiva el “hobbie” como profesión, eso se llama fortuna.

Para calificar a esta fase final México tuvo que recurrir a jugar en casa, con un triunfo  de 3-0 sobre la hora ante Honduras, así logró obtener el boleto para representar a la CONCAF en el Oriente, “la suerte” los puso el grupo con Croacia, Ecuador e Italia, ante los croatas 1-0, ante Ecuador 2-1 y empate a un gol con Italia, calificados en primer lugar, el rival de la siguiente fase… Estados Unidos, ¡por fin, por fin el quinto partido! e iba a ser ante el triunfador de Alemania y Paraguay, olía --ahora sí-- a desquite, pero…

La tuvo, era suya, la acaricio y la dejó ir o se la dejaron ir, Estados Unidos ganó 2-0, inexplicable el cambio que hizo Javier Aguirre al sacar al mejor hombre de la cancha Ramón Morales, México perdió profundidad y la ansiada venganza no llegó, los alemanes le ganaron por 1-0 a los “gringos”, el eterno rival ahora ayudaba al menos a desquitarse.

La competencia estuvo llena de controversias como el arbitraje que favoreció a Corea del Sur para poder eliminar a España, la Argentina que decepcionó ya que lo daban como claro favorito para ser campeones y que se quedó en la fase de grupos. Brasil jugaba cada vez más al estilo europeo, ya no divertía a pesar de contar con jugadores como Ronaldo, Roberto Carlos, Cafu, Ronaldinho, Rivaldo, Kaká.

En la final por fin lo que todo mundo había soñado la magia brasileña y la eficacia alemana, ni una ni la otra un gol inverosímil en donde vemos a un Oliver Kahn, el mejor portero en ese entonces del mundo, tratando de atrapar un balón que se le escapaba de las manos así como en las ferias de pueblo el “cerdito encebado” 2-0, una quinta estrella Brasil conquista oriente. Campeón Brasil.  

2006

Alemania, siempre Alemania. El balón rueda ahora en su campo. País de primer mundo. Fase final de primer nivel. En el 2005 en la Copa Confederaciones de Alemania antes de pasar caminando en la CONCAF, México dio muestras de lo que podía hacer calificó a la siguiente fase de ese torneo en donde en la semifinales cayó ante Argentina, tiempo regular 1-1, en tanda de penales, Argentina 6-5 México, en el partido por el tercer lugar Alemania 4-3.

Ese año en Perú se jugaba la fase final del Mundial Sub 17, surge los “Niños Héroes” Dos Santos, Vela, Juárez, Moreno, era lo que se esperaba una generación que le diera a México las armas para que por fin se diera ese paso, se pidió que Ricardo La Volpe se llevará a uno de estos jugadores, se negó como también se negó llevar a Cuauhtémoc Blanco, quien aún estaba en un buen momento futbolístico.

Guillermo Franco, Sinha, naturalizados mexicanos, que a la percepción de muchos no aportaron la gran cosa, Rafael García, dice los que saben que asistió solo por ser yerno de La Volpe, que para ese entonces ya estaba en un show-cómico-mágico-musical por aquello de las corbatas con dragones.

Victoria ante Irán 3-1, empate a cero con Angola y derrota ante Portugal 2-1, calificados en segundo lugar, en el camino Argentina y después probablemente Alemania, “ya les sabemos jugar” decían los entendidos, fue un duelo que mantuvo a todos al filo del asiento,1-1 en tiempo regular, ya en tiempo extra un tal Maxi Rodríguez realizó un tiro que a pesar del vuelo de Oswaldo Sánchez nada pudo hacer para evitar caer 2-1 y de nuevo el quinto partido no llegó.

De nuevo “La Bestia Negra” de México se desquitó del verdugo ya que en la siguiente ronda Alemania derrotó a los pamperos en la serie de penales 1(4)-1(2), pero los germanos no iban a ganar su Mundial como ocurrió en 1974, se quedaron en las semifinales y a la postre con el tercer lugar.

La final Francia e Italia, un Zidane en papel de mago, una Italia fiel a su estilo, tozudos y fieros en la defensa y si no pregúntele a Zi-Zu que se cansó de lo que tanto le decía Marco Materazzi y le propinó un sólido cabezazo al más puro estilo de barrio, la eterna pregunta ¿en verdad el defensa italiano insultó a la hermana de Zidane? Esa una, la otra ¿Qué hubiera pasado si el hombre orquesta francés hubiera aguantado vara? Obviamente no lo hubieran expulsado y la historia sería otra. En fin. Campeón: Italia.    

2010

Sudáfrica. Vuvuzelas, Bafana, bafana, primera ocasión que África es sede de una fase final de un Mundial. La cuna de Nelson Mandela, se quería repetir esa hazaña del Mundial de Rugby en donde Sudáfrica logró el campeonato al derrotar a la potencia de ese deporte Nueva Zelanda, pero no, eso acá no ocurrió.

Tras una fase clasificatoria para el olvido, de nuevo Javier Aguirre tomó las riendas del “Tri”, había buen material humano, dicen que mucho talento, ya se habían integrado jugadores que lograron el campeonato mundial Sub 17, y se sumaban otros más, talento, experiencia, y un buen entrenador. ¿Quinto partido? Claro sin duda decían los que saben. Además un par de años antes en Wembley México había logrado la medalla de oro al derrotar en la final a Brasil, los astros estaban alineados.

Grupo A: empate a uno con Sudáfrica, triunfo sobre Francia 2-0 y derrota ante Uruguay 1-0, así estaba presupuestado, la quiniela era: triunfo sobre Sudáfrica, derrota ante Francia y empate ante Uruguay, calificados en segundo lugar.

Rival de los octavos de final Argentina, la oportunidad de lavar las afrentas que datan desde la Copa América de Ecuador en 1993, pero las cosas no se dieron así, Javier Aguirre planteó un juego que a todo extrañó, por qué inició el “Bofo” Bautista que estaba fuera de forma, por qué esto, por qué aquello al final Argentina gana 3-1, ya ni pensar que se podía ahora si exorcizar a la bestia, en el camino estaba Alemania que derrotó 4-1 a Inglaterra y con los argentinos no tuvieron piedad al ganar 4-0, por cierto esa vez Maradona, ya como Técnico guardo silencio y solo abrazo a Messi que ve cómo pasan los mundiales y él parece que no podrá ganarlo a menos que este rodeado por jugadores del talante que tiene el Barcelona.

Fue el Mundial de España que llegó hasta la final desde la fase de octavos con triunfos de 1-0, Portugal, Paraguay, Alemania y Holanda. Dicen los que saben que es una de las mejores selecciones de la historia, espectacular, pero ese 1-0, como el famoso tiki-taka no me llaman mucho la atención me quedó con ese juego entre Ghana y Uruguay, tan intenso que la imagen de Luis Suárez salvando su marcó para evitar el gol y la derrota, a pesar de la expulsión, eso sí es un partido en donde dejas todo por tu equipo, claro fue trampa, lo vieron y le mostraron la roja, 4º Uruguay, 3º Alemania, 2º Holanda. Campeón: España. 
   
2014

El futbol nació en Inglaterra, pero Brasil le dio magia, pero esa magia no apareció solo hay que ver el 7-1 que le propinó Alemania la tragedia del Maracaná en 1950 tuvo una nueva versión 64 años después con otro protagonista enfrente. En descargo de los alemanes ellos visitaron las famosas favelas de Brasil para crear una casa hogar para los niños que viven en condición de calle en ese país sudamericano.

México ya con una calificación que se tuvo que dar en el repechaje ante Nueva Zelanda, se tuvo la el boleto para llegar tierras amazónicas, Grupo A: Brasil, Camerún y Croacia, triunfo ante los africanos 1-0, empate a cero ante Brasil, y victoria ante Croacia 3-1, segundo lugar de grupo.

En octavos de final el rival Holanda, y de nuevo se tuvo la posibilidad de dar ese gran paso, pero ya se pensaba en el siguiente rival: Costa Rica o Grecia, a ambos se les ha ganado, no es la Holanda de Gullit, mucho menos la de Cruyff, ¡sí se puede! Y no se pudo, 2-1 y hasta la fecha muchos dicen #NoEraPenal, sí era y México se quedó en la orilla… de nuevo.

Y ahora quien se desquitaba de nuestros verdugos, por favor Costa Rica no, y no Holanda ganó en penales 4-3, bueno quien le va poner freno, fue Argentina en penales 4-2, bueno ya habrá oportunidad de vengar afrentas con la albiceleste. En la otra llave Alemania venia incrementando su nivel: 2-1 a Argelia, 1-0 a Francia, la masacre a Brasil y en la final Argentina.

Alemania-Argentina. Argentina-Alemania. ¿Por quién se deciden los mexicanos en este momento? Si son dos escuadras que invariablemente han eliminado al “Tri”. Campeón: Alemania

2017


El Alheizmer no me ha pegado, hace unos días Alemania derrotó 4-1 a México en la Copa Confederaciones de Rusia y se quiere cortar la cabeza del entrenador y los jugadores. Solo en descargo de esos recuerdos en el 2011 en el Mundial Sub 17 se le ganó a Alemania en semifinales por 3-2. Y saben qué México fue campeón. De antemano son mis recuerdos a lo mejor otros lo recuerdan mejor.


miércoles, 14 de junio de 2017

Mi once ideal para un Mundial

No se hablará de Ronaldo y su tristeza, de la responsabilidad de Messi, de la ‘catenaccio’ italiano, de la efectividad de la Furia Roja, de la ‘joggo bonito’ amazónico…

El Director Técnico de este selecto equipo tiene que ser alguien que entienda el pragmatismo europeo-sajón y saber del sentimiento latino, ese que te da la improvisación de la imaginación, de volar y viajar a sitios impensados.

Ocurre cada cuatro años, el mundo se paraliza, nadie se quiere perder de ese suceso, quien no opina sobre el tema o está muerto o es extraterrestre, es el llamado ‘juego del hombre’ como lo bautizó el gran Ángel “Gritante” Fernández, ¡en efecto! Es la fase final del Mundial de Futbol, tan vilipendiado y manoseada por la Federación Internacional de Futbol (FIFA), ya no se diga por la Federación Mexicana de Futbol, de eso ya ni hablemos.

Pero en esta ocasión no hablará de Ronaldo y su tristeza, de la responsabilidad de Messi, de la ‘catenaccio’ italiano, de la efectividad de la Furia Roja, de la ‘joggo bonito’ amazónico, de la ‘garra charrúa’, de la ‘maquinaria teutona’ y mucho menos del ‘Gigante de CONCACAF’, sí Estados Unidos, porque México hace mucho que ya dejó de serlo.

Está es una selección de esas que hace unas décadas atrás enfrentaba a Europa contra el Resto del Mundo, o los ‘Amigos de Zidane’ contra los ‘Amigos de Romario’, esta es una selección de la que todo mundo puede hablar todos tienen galones para ser titulares en la selección que los pongan… así que esta vez les daré este ‘once idea’ o mi once ideal.  

¡Ah!  Pero como suceder en cada convocatoria hay quienes se quedan fuera porque no son del gusto del DT o no se adaptan al sistema de juego, pero sin duda José Saramago es  el DT idóneo, su evangelio no los atará, no les pondrá esquemas complicados, los dejará ser, les respetará su personalidad y atacará cada instante inclusive a ciegas.

Su principal estratega y asesor es alguien que sabe de estos menesteres les inculcará la garra, porque sabe de la vena de sus jugadores además sabe que es estar a sol y a sombra en el terreno de juego, Eduardo Galeano complementará la dupla desde el banquillo.

Para cuidar el marco nadie mejor que este oriundo de Boston, Edgar Allan Poe tiene los nervios de acero para inclusive espantar cuervos, su corazón en  momentos álgidos nunca lo delatará, serio y a la usanza de los antiguos cancerberos siempre vestirá de negro además que su agilidad mental es como la de un gato, la portería está en muy buenas manos.  

Para la defensa central hay que tener una dupla que en verdad causen temor, que si logran pasarlos obviamente se sentirán la mayor satisfacción del mundo, imagínense lo que habrá sentido Romario tras ‘diblar’ a Maldini y Baressi, en ese mítico Milan.

Pues H.P. Lovecraft  y Stephen King son esos centrales que nadie quiere enfrentar, pero habrá osados que se aventurarán, Howard Phillips sabe que es una marca férrea a todos los atosigaría como Arkham y de ahí no escaparían a menos que sea un Necronomicón.

 Lovecraft es más un central clásico que le cuida la espalda a su compañero cuando va al ataque Stephen King, sus compañeros le dicen Cujo, porque es un verdadero ‘perro’ en la defensa,  y siempre que hay un Resplandor se lanza al ataque, Eso es lo que quiere sembrar terror en quien quiera enfrentarlo.

En la lateral-extremo al estilo de Rafael Gordillo que corría por toda la banda del aquel Madrid de la ‘Quinta del Buitre’ Juan Villoro, preferentemente por el flanco izquierdo, él es culpable de llegar a la línea de fondo y nunca dividir balones, con el fuelle suficiente de ir venir, defiende y ataca, ah pero también sabe ‘meter la pierna’ como el “Cuchillo” Herrera.

Lo máximo que cede son 13cm, él se considera un ‘viejo indecente’ pero quien desee pasar por su costado se atendrá a las consecuencias como se lo enseñó su compadre de farra Henry Chinaski, hay que defender sus terrenos como si ahí estuviera Cass, la chica más bella de la ciudad, ¿quién mejor? que Charles Bukowski para complementar esta temible zaga.  

En la media cancha, el llamado centrocampista de contención, con una fortaleza que recuerda al “Siete pulmones”, Pedro Nájera,  es virtuoso como Johan Cruyff, con la visión de Beckenbauer, Ernest Hemingway es una combinación como un viejo en la mar, sabe lo que es Tener y no tener la de gajos, es la sensatez de este combinado a pesar que siempre exista tiros al vacío.

Un flanco izquierdo en llamas, ahí estaría el que se fogueó en Comala, Juan Rulfo, quien puede hacer una ataque de ensueño cada que Villoro se incorpore es aquí donde empieza la imaginación, su juego en corto es inigualable, gambetero a lo “Garrincha”, la improvisación en persona, del otro costado está Julio Cortázar, el cosmopolita, el casi omnipresente, brinca de un lado a otro, siempre creando, dado giros magistrales, pone el ritmo, da la pausa hace los cambios un mago como ‘ZiZu’, sin cabezazos, por supuesto.

El ‘10’ el creativo, el que pone el gramo de calidad, la genialidad de Pelé, la maravillosa zurda de Maradona, el talento del ‘Pibe’ Valderrama, la calidad de Francescoli, hasta el atrevimiento y desfachatez de George Best, todo eso este diez originario de Macondo que ni en 100 años podrá tener un remplazo, además siempre habrá quien le escriba, claro Gabriel García Márquez, pueden decir que es un diez atípico pero en este equipo encaja a la  perfección.

Y si de atrevimientos se habla esta dupla puede ser temible se pueden turnar para rematar a gol, por la izquierda, ¿por dónde más?, José Agustín Ramírez, tragicómico, De perfil, puede tirar directo a las piolas, él sabe su onda y vámonos que Se está haciendo tarde, a lo Cuauhtémoc Blanco, Enrique Borja, Pepe Agustín se atreve y casi siempre le salen bien las cosas.

Y en este camino otro delantero que a veces le gana la Tristessa, Jack Kerouac, sabe improvisar como Paul Gascoine, Ronadinho o Valdano para marcar goles, sí los defensa no lo conocen después nadie lo ignorará, lo llaman para que juegue En el campo y la ciudad, es ‘cascarero’ como un vagabundo, pero efectivo.

Y en la banca, para cualquier cosa, podemos convocar a Ray Bradbury, George Orwell, Aldous Huxley, Armando Ramírez, Vladimir Nabokov, Mario Vargas Llosa, Jaime Sabines, José Emilio Pacheco, este es un equipo de ensueño. Damas y caballeros ¡qué ruede el balón!


martes, 6 de junio de 2017

Solo son algunos apuntes

En la historia reciente de este país –México—hemos estado al borde del cambió, de lograr ese paso que nos lleve a una sociedad más justa, que no exista esa enormes brechas de desigualdad en donde la riqueza está en manos de unos cuantos de aquellos que dicen con la boca llena de orgullo: “¡La revolución por fin me hizo justicia!”

Ante esta frase, que bien parece una sentencia lúgubre, hay que hurgar en los recovecos de la memoria para descubrir el momento en que la sociedad empezó a ser indolente ante lo que sucedía, en que instante la gente decidió estar conforme con la desigualdad, “¡aquí me tocó vivir!”, “¡ese es mi destino!, ¿qué le vamos hacer?” y expresiones como esa se escuchan en sitios donde la miseria es un paisaje común, en esa colonias en donde la delincuencia se ha apoderado de la tranquilidad de las familias.

Poner etiquetas a los libre-pensadores, a los progresistas es sencillo, y se ha repetido desde que hay personas que se aferran al poder, ocurre desde la época de los filósofos griegos, del surgimiento del Republica en Roma, de la transición del “oscurantismo” y feudalismo, para llegar a la época de la Ilustración vino la Revolución Industrial, aparecieron los liberales y los conservadores, los de derecha e izquierda, el capitalismo, el socialismo, el comunismo y todos los “ismos” que inundaron el Siglo XIX y XX con todas sus revoluciones y dictaduras.

Ha sido la eterna lucha del ‘bien contra el mal’, del opresor contra el héroe emancipador, ejemplos hay de sobra en la historia universal, Michel Peronet en su libro “Vocabulario básico de la Revolución Francesa”. (Barcelona: Crítica. p. 226; 1985), señala:

El término izquierda política, como el de derecha política, tiene su origen histórico en la votación que tuvo lugar el 14 de julio de 1789 en la Asamblea Nacional Constituyente surgida de la Revolución francesa en la que se discutía la propuesta de un artículo de la nueva Constitución en la que se establecía el veto absoluto del rey a las leyes aprobadas por la futura Asamblea Legislativa. Los diputados que estaban a favor de la propuesta, que suponía el mantenimiento de hecho del poder absoluto del monarca, se situaron a la derecha del presidente de la Asamblea. Los que estaban en contra, y defendían que el rey sólo tuviera derecho a un veto suspensivo y limitado en el tiempo poniendo por tanto la soberanía nacional por encima de la autoridad real, se situaron a la izquierda del presidente. Así el término "izquierda" quedó asociado a las opciones políticas que propugnaban el cambio político y social, mientras que el término "derecha" quedó asociado a las que se oponían a dichos cambios.

En su génesis la ideología de izquierda solo fue cuestión de ubicación no una construcción ideológica, sin embargo el concepto evolucionó hasta convertirse a lo que es hoy una forma de pensar y actuar que busca la igualdad social.

Pero esa igualdad social no llega, al menos no se palpa, hace unos días, el 1º de junio, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) institución que se encarga de medir la pobreza en México y evalúa programas y políticas sociales del Gobierno Federal declaró que una familia de cuatro personas en una zona urbana pueden vivir de manera digna con 11mil 290 pesos al mes lo que representa 94.06 diarios. Cuando leo ese tipo información me pregunto ¿en qué mundo viven estos tipos?

“Y ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta biológica; pero ir avanzando en los caminos de la vida y mantenerse como revolucionario, en una sociedad burguesa, es difícil”, así lo manifestó Salvador Allende en su visita a la Universidad de Guadalajara un 2 de diciembre de 1972.

Tal vez los años nos han enseñado que luchar contra el sistema es una contienda desigual, es el enfrentamiento de David y Goliat, pero como sucede en ese pasaje bíblico, David logró vencer al gigante, desperté mi conciencia de clase, me di cuenta de mi posición en la pirámide social y he tratado de estimular esa ‘conciencia’ en los círculos cercanos, pero el enemigo ya no son los opresores, el explotador, ahora es el conformismo de la sociedad que se ha acostumbrado a sufrir.

Una de las frases que se atribuyen a Emiliano Zapata es: El que quiera ser águila que vuele, el que quiera ser gusano que se arrastre, pero que no grite cuando lo pisen. Rosa Luxemburgon (revolucionaria y teórica del socialismo alemán, de origen judío polaco) dijo Quien no se mueve no siente sus cadenas, podemos llenarnos de miles de pensamientos que buscan despertar a quien nos lee, a quien nos escucha, pero terminan por no entendernos o nos regalan su indiferencia ¿cansa?, por supuesto pero es mejor a no hacer nada. A quedarse a esperar que las cosas pasen como dice esa canción: La revolución no será televisada. La revolución no será traída a ti por Xerox. En dos tiempos sin interrupciones comerciales. (The Revolution Will Not Be Televised/ Gil Scott-Heron, 1974).

¿Nos daremos por vencidos?, diremos ¿hasta aquí ya me cansé? En un ensayo que se titula Indefensión Aprendida: la rabiosa actualidad me pone rabiosa y que puede consultar en http://disenosocial.org/indefension-aprendida/ define que Autoculpabilidad: Consiste en hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. Y, sin acción, no hay opción de cambio.

Gustave Le Bon en 1895 en una de las obras más importantes de la sociología y psicología apunta: La era de las masas Los grandes disturbios que preceden el cambio en las civilizaciones, tales como la caída del Imperio Romano o la fundación del Imperio Árabe, a primera vista parecen estar determinados más específicamente por transformaciones políticas, invasión extranjera o el derrocamiento de dinastías. Pero un estudio más atento de estos eventos demuestra que, detrás de estas causas aparentes, la causa real parece ser una profunda modificación de las ideas de los pueblos. (Psicología de las masas, estudio sobre la psicología de las multitudes, Buenos Aires 2004, Editorial Virtual).

Entonces el cambio está en nosotros en hacer las cosas en no ser cómplices de la corrupción, en callar ante la injusticia, en dejar que otros decidan por mí, en decir todos son iguales porque la tesis que se plantea en Indefensión aprendida… es: La mayor parte de esta manipulación mediática y política está encaminada a postrarnos en un estado de shock, para que, temerosos y paralizados, no reaccionemos ante las injusticias sociales y las pérdidas de derechos que se nos imponen al ser tratadas como “inevitables” y motivadas por un “poder superior” muy alejado de nosotros.

Prefiero pensar que el mundo está en nuestras manos y mejorarlo es nuestra responsabilidad. La experiencia ha mostrado que la rica historia libertaria tiene todavía algo que decir en un mundo que sigue luchando contra la opresión, la homogeneidad cultural y la miseria (Anarquismo para principiantes, Marcus Mayer) o como dijera John Lennon: Power to the people, right on.